Los Pequeños Bailarines Azules

De tanto en tanto me gusta escribir cuentos cortos.
Este lo escribí entre Septiembre y Octubre del 2010.


Empezaron a salir del desagüe. Primero uno, después otro. Uno tras otro, comenzaron a formar un hilo de pequeños bailarines azules. Al principio sólo se movían alrededor del desagüe, poco a poco comenzaron a danzar, siguiendo una hipnótica y continua serie de pasos, moviéndose hacia el centro y luego alejándose, girando hacia un lado y luego hacia el otro, y finalmente volviendo a empezar.

001Blue-lo

Blue Painter by David Cottingham.

¡Parecían pequeños derviches danzarines!

El azul de sus cuerpos brillaba con las pequeñas gotas de agua que les cubrían, parecían diminutas joyas de un vestido imaginario que envolvía sus cuerpos, y sus reflejos, en el agua del lago circundante al desagüe generaban un efecto alucinante de hilos de oro y plata alrededor de toda la danza.

Yo estaba allí de pie, los miraba maravillado, me sentía completamente hipnotizado con los círculos y movimientos que hacían, como si representaran una magia oculta, poderosa y olvidada, pero que sin embargo hacía años sospechaba que existía, e incluso anhelaba encontrar. Se trata de esa clase de cosas que uno sabe que algún día va a encontrar, pero no sabe cuando, ni en que forma, ni que va a ocurrir cuando la encuentre.

Sentía en mi cabeza un chisporroteo, un golpeteo sincronizado con cada paso que daban alrededor del desagüe, podría afirmar que escuchaba la música que danzaban, lo que no resulta disparatado considerando que estaba viendo pequeños bailarines azules danzando de un lado a otro.

…bam, bam, tan, tan, bailaban y bailaban, bailaban y hacían círculos, se acercaban al centro y se alejaban, una y otra y otra vez… ¡entonces!

No se porqué, el embrujo se rompió.

Bajé la manivela del retrete y los pequeños bailarines se fueron de golpe por el desagüe.

Más nunca los volví a ver, más nunca volví a encontrar esa magia: oculta y poderosa, pero ahora ya olvidada.


In the process of looking for a picture for this small tale I found a painting by David Cottingham titled Blue Dancer. I fell in love with the picture, specially because I believe it’s perfect for this tale. I’d like to thanks to Mr. Cottingham for granting me permission to reproduce his painting here.